Punto de Partida: La autoinmunidad

 Mi Traductor, Liliana

Mi Traductor, Liliana

Soy simplemente una chica a la que le encanta escribir. Especialmente cuando creo que es algo que las personas deben saber. Intento sanar a través de la comida y uso este blog para compartir información acerca de lo que como, la ciencia detrás de esta forma tan poco convencional de tratamiento y mis experiencias.  Ayudo gustosa en la traducción de este blog, para que cualquier hispanohablante pueda tener acceso a las ideas de su autora, con la esperanza de que eso les pueda ayudar y acompañar en su proceso de recuperación, como a mí.

He decidido que sería de mucha ayuda para mis lectores si agrego unas cuantas páginas de fácil acceso con información muy básica, pero muy importante. Tener un entendimiento completo de lo básico puede ayudar inmensamente a una persona cuando están tratando de atacar una enfermedad y comenzar un estilo de vida completamente nuevo. Llamaré a estas páginas “Punto de partida” y cada una cubrirá diferentes aspectos de lo básico.

Lo primero que se debe comprender bien es la autoinmunidad en sí misma. Si estás leyendo esto, lo más probable es que tú o alguno de tus seres queridos esté lidiando con una enfermedad autoinmune, o quizás sospechas que podría ser la causa de los problemas de salud que estás experimentando. Entonces, ¿qué es la autoinmunidad?

En los términos más simples posibles, la autoinmunidad es cuando tu sistema inmune falla para reconocerte como tú mismo. Esto pasa en cierta medida en todos, sin embargo, normalmente esa reacción es detenida a tiempo. No obstante, en algunas personas (con una predisposición genética que de alguna manera se vio activada) el mensaje “¡Detente! ¡Eso no es tu enemigo!” es ignorado. Cuando esto sucede se desarrolla una enfermedad autoinmune: el sistema inmune estaba haciendo su trabajo normal de protegerte de los invasores, como bacterias o virus, y de repente no te reconoció más. Entonces es cuando comienza a atacar las mismas células que estaba protegiendo.

El área que estaba protegiendo, y que ahora está atacando, define al tipo de enfermedad autoinmune. Estas enfermedades caen dentro de dos categorías: propias de un órgano en específico o de ningún órgano en específico (sistémicas). Si tu sistema inmune de repente dejara de reconocer a tu páncreas como parte de ti y empezara a atacarlo, desarrollarías Diabetes Tipo 1, una enfermedad autoinmune específica de un órgano. Si la respuesta inmune inapropiada es más amplia, podrías desarrollar una enfermedad autoinmune sistémica, como Artritis Reumatoide. Hay entre 80 a 100 enfermedades autoinmunes, además de otras 40 que se sospecha que también son de naturaleza autoinmune.

Aún no se entiende bien por qué el sistema inmune se comporta de esta manera en una persona con predisposición genética, pero una vez que se desarrolla una enfermedad autoinmune, es frecuente que se desarrollen otras. Cerca del 25% de las personas con alguna enfermedad autoinmune desarrollan el Síndrome Autoinmune Múltiple (SAM), que se define como tener tres o más desórdenes autoinmunes, generalmente siendo uno de ellos un desorden en la piel. Es común que algunas enfermedades autoinmunes se presenten al mismo tiempo, como por ejemplo la Tiroiditis de Hashimoto y la Enfermedad Celiaca.

Hay aproximadamente 50 millones de estadounidenses con alguna enfermedad autoinmune, lo que es una de cada cinco personas. De esos, 30 millones o un enorme 75%, son mujeres. Además, la incidencia de las enfermedades autoinmunes va en aumento.

Finalmente, recomiendo ampliamente el siguiente sitio como una excelente fuente de información acerca de la autoinmunidad:

Asociación Americana de Enfermedades Relacionadas con Autoinmunidad, Inc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *